Esta Pandemia que nos está tocando vivir está cambiando la forma en la que hacemos muchas de las cosas de nuestra vida cotidiana.

Desde el trabajo remoto fuera de la oficina sin necesidad de ocupar físicamente nuestra silla a solicitar nuestra lista de la compra a través de tiendas en línea, ha cambiado la forma de hacer numerosas tareas gracias a la informática. En muchas ocasiones ya existía la posibilidad, pero la necesidad ha avocado a su uso de forma masiva.

El estado de alarma nos pilló a todos de improviso. Según las Autoridades y Organismos involucrados tomaban decisiones sobre que podíamos o no hacer, fueron cayendo del calendario todos los eventos que supusieran aglomeraciones y riesgo de contagio masivo. Las actividades deportivas tanto en recintos cerrados como al aire libre se empezaron a suspender y las carreras tanto profesionales como populares no fueron una excepción.

Muchos corredores profesionales y amateurs vieron como tanto sus aspiraciones y planes de entrenamiento se truncaron. Tras la incertidumbre inicial la tecnología volvió a ayudarnos en forma de clases virtuales. El trabajo se había trasladado a nuestro salón de casa y porque no, el entrenador de la sala de fitness era ahora a través de nuestra teléfono, nuestro profesor a domicilio. En unos casos con franjas horarias establecidas como en los centros deportivos y en otros, a consumir en el momento que uno desee, con clases grabadas.

Ha sido cuestión de tiempo que tanto las empresas que tradicionalmente organizaban eventos deportivos como nuevas surgidas en este momento de crisis empiecen a ofertar carreras virtuales.

Pensándolo bien el sistema es sencillo. El procedimiento de inscripción es el mismo, que antes de la Pandemia. Los corredores disponen de dispositivos y apps que permiten el registro del itinerario realizado y al finalizar o a través de una aplicación específica o compartiendo el resultado de nuestro recorrido el círculo se cierra, con el registro de las carreras de todos los participantes y publicación de resultados finales.

La experiencia no es exactamente la misma para el participante, que compite contra sí mismo y esto para muchos es un hándicap. No existe el ambiente de carrera, boxes, avituallamiento, entrada en meta… pero es lo más parecido a la Vieja Normalidad.

Como es lógico el coste de la infraestructura y logística se reduce al mínimo no existiendo muchas veces premios, ni regalo conmemorativo y en ocasiones ni dorsal… Por eso muchas aprovechan para que parte del menor coste de inscripción vaya destinado a causas solidarias o benéficas, lo cual puede ser motivador para muchos deportistas que ya se calzaban las zapatillas por el mero placer de realizar una actividad saludable.

La transformación digital inunda todos los aspectos de nuestra vida. Aplicaciones y dispositivos cada vez más sofisticados, registran infinidad de datos que con ayuda de complejos algoritmos, ayudan a tomar decisiones.

Los procesos de fabricación, las simulaciones antes de la puesta en marcha de un producto, la realidad aumentada, la impresión 3D,… miremos donde miremos la aplicación de tecnología en muchos aspectos de nuestra vida, ha llegado para quedarse.

¿Alguien puede imaginarse un equipo de MotoGP o Fórmula 1 sin ayuda electrónicas para decidir los parámetros de motor, amortiguadores o neumáticos y tomase decisiones basadas exclusivamente en el criterio del piloto…?

La adopción de las innovación es desigual en los diferentes sectores. Hasta el año 2005 no se empleó el ojo de halcón aplicado al tenis o hasta 2016 el VAR no comenzó a implementarse como ayuda a los árbitro de fútbol.

Precisamente en el fútbol hay un tremendo campo de mejora tanto en el espectáculo como lo conocemos, como en la adopción de tecnología aplicada en diferentes áreas. Con la cantidad de dinero asociado al fichaje de un futbolista y su corto ciclo de vida como profesional, aprovechar su rendimiento al máximo debe ser una de las prioridades de cualquier equipo.

¿Y si el uso de la informática nos permitiera disponer de información válida para mejorar el rendimiento de un deportista o prevenir lesiones?

Tenemos los gadgets, el software y herramientas para explotación de la información. Lo que son necesarias son iniciativas serias que lo conviertan en un producto consumible. Un ejemplo real de la adopción de tecnología aplicada al rendimiento de los futbolistas, es la solución que proponen la empresa Oliver.

Esta Startup argentina con sede en Barcelona ofrece la lógica necesaria para registrar una serie de parámetros desde las espinilleras de los jugadores a través de un dispositivo llamado OLI. Software y dispositivos son de diseño propio. Multitud de datos son recogidos a través de este minúsculo dispositivo con GPS incorporado.

  • Métricas técnicas sobre eficiencia del jugador.
  • Métricas atléticas sobre su rendimiento en el campo.
  • Métricas de salud, para prevención de lesiones.

Los datos se transmiten a la aplicación al final de la actividad, lo que permite hacer una análisis y seguimiento del rendimiento deportivo de los jugadores y nos permite comparar sus registros con el histórico suyo y el de sus compañeros.

El producto es una realidad y los beneficios claros. Deporte e innovación para una mayor eficiencia y Oliver es un claro ejemplo de ello. Un buen número de equipos de la cantera Argentina, Uruguay y el extremeño equipo femenino de la Primera Iberdrola Santa Teresa CD, apuestan por esta tecnología.

Después de años en el nivel más alto de la competición en otras disciplinas deportivas, la marca española GasGas irrumpe en el Mundial de Moto3.

De la mano de la estructura del equipo de Jorge Martínez «Aspar» y durante los dos próximos años intentaran hacerse con la corona de la pequeña de las categorías del Mundial. El equipo de Aspar, tiene en su palmarés, 95 victorias en carreras y 304 podios desde que comenzó a competir en 1992.

En los últimos años han competido con máquinas KTM y a partir de ahora dispondrán de las nuevas RC 250 GP. No podemos olvidar que el fabricante austríaco es accionista de la empresa con sede en Zaragoza.

Sergio García e Izan Guevara (actual campeón del Mundo Júnior de Moto 3), pilotaran las motos del equipo.

Con su irrupción en la competición internacional GasGas buscará entre otros retos darse a conocer en nuevos mercados, hasta ahora fuera de su  alcance.

Más información en la página del fabricante

En tiempos de crisis como los que nos está tocando vivir, reinventarse es una necesidad. La capacidad de adaptarse a esta situación puede marcar la diferencia.
La Euroliga de Baloncesto anunció hace unos días su nueva tienda online de la mano del gigante del comercio electrónico Amazon.
Equipaciones oficiales de los 18 equipos, ediciones limitadas, balones, relojes y una variada oferta de ropa urbana, formaran parte de la lista de productos disponibles a través de esta canal.
Poner al alcance de los aficionados los productos de sus ídolos de la mano de Amazon parece una apuesta segura en un momento en el que la venta online está convirtiéndose en un método rápido y fiable de recibir los productos, lejos de las reticencias que hace unos años podían producir en los potenciales consumidores.
© Fotografías Euroleague. Amazon